Trump y los judíos

rnc-donald-trump-sheldon-adelson-rnc

https://danipirata80.wordpress.com/2016/11/23/trump-y-los-judios/

Se estima que aproximadamente 300.000 estadounidenses judíos viven en Israel y están capacitados para votar en las elecciones americanas. De ellos, una buena parte reside en los asentamientos de los territorios palestinos ocupados, es decir son colonos.

Los medios israelíes han informado de que en las elecciones del 8 de noviembre, aproximadamente el 70 por ciento de los americanos judíos de Estados Unidos votaron por Hillary Clinton mientras que el 25 por ciento lo hizo por Donald Trump.

Un porcentaje casi exactamente invertido fue el que se registró en Israel entre los americanos judíos que votaron, donde el 75 por ciento votaron por Trump.

Estos datos muestran que la tendencia política de los judíos es opuesta en Israel y en Estados Unidos. Los americanos judíos de Israel se inclinan significativamente por Trump, al contrario de lo que ocurre con los judíos de Estados Unidos.

El principal lobby judío de Estados Unidos, el AIPAC, está en manos de los judíos de inclinación republicana que son favorables a las políticas más reaccionarias de Israel.

Los judíos americanos que emigran a Israel tienen una ideología más radical, de ahi que no extrañe que hayan votado mayoritariamente a Trump. Este sector de la población judía de Israel está más en sintonía con los lobbies judíos que con sus correligionarios demócratas de Estados Unidos.

La prensa americana e israelí ha señalado que las donaciones de los judíos en estas elecciones han estado muy repartidas. En el caso de Clinton, los cinco principales donantes han sido judíos. En el caso de Trump muchos de los mayores donantes también han sido judíos.

El mayor donante de Trump ha sido, con diferencia, Sheldon Adelson, un extrecho aliado de Netanyahu, que ha entregado a Trump un talón por valor de 25 millones de dólares.

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

¿QUIENES SON LOS JUDÍOS DEL CÍRCULO ÍNTIMO DE DONALD TRUMP?

OSEFIN DOLSTEN / El presidente electo Donald Trump tiene una historia complicada con los judíos. Por un lado, su hija Ivanka se convirtió al judaísmo ortodoxo antes de casarse con Jared Kushner, y ha hablado afectuosamente de tener nietos judíos.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Por otro lado, algunos de los simpatizantes de Trump se identifican con elementos antisemitas del movimiento alt-right, y es un favorito del prominente supremacista blanco David Duke. El domingo, Trump nombró a Stephen Bannon -el ex presidente de Breitbart News, un sitio con vínculos con el alt-right- como su principal estratega en un movimiento que provocó rápidas críticas de la Liga Anti-Difamación.

Aún así, el grupo de asesores de Trump no está escaso de judíos. Mientras que el magnate de bienes raíces y la ex estrella de la televisión no puede nombrar oficialmente miembros de la familia a su gabinete debido a las regulaciones federales anti-nepotismo, he aquí una mirada a sus asesores judíos, sus opiniones y posibles funciones en su administración.

Jason Greenblatt

Greenblatt ha trabajado como abogado de bienes raíces para Trump durante 19 años, y es uno de los dos abogados judíos que Trump ha dicho que nombraría como sus asesores sobre Israel. Un judío ortodoxo y graduado de la Universidad Yeshiva, Greenblatt estudió en una yeshivá de Judea y Samaria a mediados de los años ochenta e incluso hizo guardia armada allí.

Padre de seis de Teaneck, Nueva Jersey, no tiene ninguna experiencia política. Greenblatt ha dicho que habla con personas involucradas en el gobierno israelí, pero no ha hablado con palestinos desde sus estudios de yeshivá. Citó al Comité de Asuntos Públicos de Israel como una de sus principales fuentes para mantenerse informado sobre el estado judío y ayudó a redactar el discurso de Trump en la conferencia anual del grupo de presión en marzo.

Greenblatt, quien ha dicho que apoya la solución de dos estados, ha implicado que Trump adoptará un enfoque más ‘laissez-faire’ (de no injerencia) para construir la paz.

“No va a imponer ninguna solución a Israel”, dijo Greenblatt a la Radio del Ejército de Israel la semana pasada. También dijo que Trump “no ve a los asentamientos judíos como un obstáculo para la paz”.

David Friedman

Junto a Greenblatt, Trump nombró a Friedman, de 57 años, como asesor sobre Israel. Friedman, experto en bancarrotas y socio en el bufete de abogados de Kasowitz en Nueva York, es abogado de hace muchos años del presidente electo. Hijo de un rabino conservador con antecedentes familiares de candidatos presidenciales republicanos, su familia recibió a Ronald Reagan para un almuerzo de Shabat en 1984, año en que ganó la reelección. Friedman vive en Woodmere, Nueva York, y posee una casa en el barrio Talbiyeh de Jerusalem, según Haaretz.

Friedman ha expresado dudas sobre el futuro de la solución de dos Estados, tradicionalmente un pilar de la política bipartidista de los Estados Unidos en la región. Antes de que el Partido Republicano aprobara una plataforma que omitiera referencias a la solución de dos Estados, dijo que podría ser el momento de que el partido rechace el concepto.

“La solución de dos estados podría ser una respuesta, pero no creo que sea la única”, dijo en julio.

Friedman también ha dicho que la anexión de Judea y Samaria (Cisjordania) no dañaría el estatus de Israel como estado judío.

Jared Kushner

Kushner, de 35 años, descendiente de una de las familias inmobiliarias más destacadas de Nueva York y, desde 2009, el marido de Ivanka, la hija de Trump, desempeñó un papel crucial en la campaña del presidente electo, especialmente con respecto a Israel. Él trabajó en el discurso de Trump para la conferencia anual de la política de AIPAC que ganó una victoriosa ovación de pie, y ayudó a planear un viaje a Israel para su suegro el año pasado. (Trump canceló el viaje después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, criticara su llamado a prohibir la inmigración musulmana a Estados Unidos).

Trump parece estar herido con Kushner, a menudo refiriéndose a su “fantástico” yerno cuando se jactó de sus credenciales pro-Israel. Kushner, un judío ortodoxo que vive con su esposa y sus tres hijos en el Upper East Side de Manhattan, puede que se haya convertido en un nombre familiar durante la campaña, pero no es ajeno al foco de atención. En 2006, a los 25 años, compró el periódico Observer. Dos años más tarde se convirtió en CEO de la compañía de su padre, Kushner Properties, cuatro años después de que su padre fuera enviado a la cárcel por evasión de impuestos, donaciones ilegales a campañas y manipulación de testigos. En 2015, Fortune nombró a Kushner en su lista 40 Under 40, su “ranking anual de los jóvenes más influyentes en los negocios”.

Ivanka Trump

La hija de Trump, Ivanka, de 35 años, quien se convirtió al judaísmo ortodoxo, ha servido como el rostro pulido, más suave de la campaña de su padre. Una mujer de negocios exitosa cuya marca se centra en el empoderamiento de las mujeres trabajadoras, se mantuvo junto a él cuando se lanzaron las grabaciones que capturaron al presidente electo alardeando de las agresiones sexuales contra las mujeres.

Ivanka habría intentado -no siempre con éxito- que su padre bajara el tono o redujera algunos de sus comentarios más inflamatorios, incluso de haber llamado violadores a los inmigrantes mexicanos, según la revista New York.

Ella es la fundadora de Ivanka Trump Collection, una marca de moda y estilo de vida, y es vicepresidenta ejecutiva de desarrollo y adquisiciones de Trump Organization, la empresa de su padre. Ivanka, que dio a luz a su tercer hijo en marzo, pertenece a la sinagoga ortodoxa de Upper East Side Kehilath Jeshurun con Kushner y ha descrito a su familia como “muy observante”. Estuvo en la lista 40 de 40 de Fortune en 2014, un año antes de que su esposo.


Boris Epshteyn

Epshteyn, de 34 años, es un estratega político republicano y firme defensor de Trump, quien ha aparecido como sustituto del presidente electo en las principales cadenas de televisión más de 100 veces, informó The New York Times.

Epshteyn, banquero de inversiones y abogado de finanzas con sede en Nueva York, trabajó como ayudante de comunicaciones para la campaña presidencial del senador John McCain en 2008, concentrando sus esfuerzos en la candidata a senadora de Arizona, Sarah Palin, para secretaria de Interior, según Politico.

Epshteyn, nativo de Moscú, se trasladó a los Estados Unidos en 1993. Habla ruso fluido y ha moderado un panel de fomento de la inversión en Moscú, que puede servir como un activo para Trump en sus relaciones con Rusia – Trump ha expresado su deseo de mejorar los lazos con el presidente Vladimir Putin.

Una vez más, el temperamento de Epshteyn puede hacer que sea menos activo para Trump. Los anfitriones de la TV lo describieron como “muy combativo” y “abrasivo”, y en 2014, Epshteyn fue acusado por un delito menor de asalto después de estar involucrado en una pelea de bar. La acusación fue abandonada después que Epshteyn accediera a someterse a un entrenamiento de manejo de la ira y realizar servicios comunitarios.

Stephen Miller

Miller, de 30 años, ha jugado un papel crucial en la campaña de Trump, ayudando a calentar las multitudes en manifestaciones y redactar discursos, incluido el discurso de aceptación del presidente electo en la Convención Nacional Republicana.

Miller, que se ha descrito a sí mismo como “judío practicante”, se unió a la campaña de Trump en enero, subiendo rápidamente por las filas para convertirse en “una de las personas más importantes de la campaña”, dijo el director de campaña de Trump al Wall Street Journal. Anteriormente trabajó durante siete años como ayudante del senador Jeff Sessions, de R-Ala., ayudando al legislador a dieñar materiales para matar un proyecto de ley bipartidista de reforma migratoria del Senado. Algunos de los argumentos de las Sesiones contienen similitudes con las duras y frecuentemente polémicas declaraciones de Trump sobre el tema, tales como pedir la construcción de un muro en la frontera mexicana y prohibir la inmigración musulmana al país.

Aunque Miller creció en un hogar judío liberal en el sur de California, se sintió atraído por las causas conservadoras muy pronto. Como estudiante de secundaria escribió una carta al editor de un periódico local en el que criticó a su escuela por proporcionar condones gratis a los estudiantes y por hacer anuncios tanto en inglés como en español, entre otras cosas.

Steven Mnuchin

Mnuchin, ex ejecutivo de Goldman Sachs, trabajó como presidente de Finanzas Nacional de Trump durante la campaña con el objetivo de recaudar más de mil millones de dólares para el candidato.

Trump y Mnuchin han sido amigos durante 15 años, y antes de estar a cargo de las finanzas de campaña de Trump, Mnuchin sirvió como asesor. Parte de lo que The New York Times describe como una de las “familias más influyentes” de élite de Manhattan, Mnuchin y su padre se enriquecieron trabajando en Goldman Sachs. El joven Mnuchin también cofundó la compañía de entretenimiento RatPac-Dune Entertainment, que ha trabajado en éxitos de Hollywood como “Avatar” y “Black Swan”.

Algunos vieron a Trump unirse a Mnuchin como algo inusual, considerando que el magnate inmobiliario había atacado constantemente a Goldman Sachs. Pero no pareció interponerse en el camino de una buena relación de trabajo – se cree que Trump ahora considera a Mnuchin para el puesto de secretario del Tesoro, de acuerdo con Politico.

Lewis Eisenberg

Eisenberg, el jefe de capital privado de Granite Capital International Group, sirve como presidente de finanzas para el Comité Nacional Republicano. Era uno de un pequeño grupo de miembros republicanos de la Junta de Coalición Judía que no huyeron de la candidatura de Trump y fue un importante contribuyente a los grupos que respaldaban la elección de Trump – sólo nueve de los 55 miembros de la junta directiva de RJC dieron apoyo a Trump. Junto con Mnuchin, trabajó para recaudar fondos para el candidato.

Eisenberg creció en Nueva Jersey, informó el Forward, y ha sido propuesto como posible seleccionador para el secretario de comercio en el gobierno de Trump. Era presidente de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey en el momento de los ataques terroristas del 11 de septiembre en el World Trade Center.

Eisenberg dijo a JTA que estaba “extremadamente entusiasmado” con la presidencia de Trump, llamándolo “un fuerte defensor de Israel, un fuerte defensor de la justicia y el orden”.

Michael Glassner

Glassner no era nuevo en las campañas presidenciales republicanas cuando Trump lo nombró el año pasado para servir como su director político nacional. Trabajó como director de operaciones vicepresidenciales para la campaña de McCain en 2008 y dirigió la campaña de Geogre W. Bush en Iowa en 2000. También ha trabajado con Palin y el senador Bob Dole, ex candidato presidencial.

Como muchos de los asesores judíos de Trump, Glassner es franco en su apoyo a Israel. Antes de unirse a la campaña de Trump, trabajó como director político para el Southwest Regional de AIPAC. Glassner ha elogiado el movimiento anti-establishment, y le dijo a Jewish Insider que su experiencia con Palin y el hecho de vivir en Nueva Jersey, no Washington, D.C., lo hizo idóneo para el mensaje político de Trump. También fue consejero principal de Eisenberg cuando era presidente de la Autoridad Portuaria.

Fuente: JTA – Traducción Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s